La Torre o Atalaya

La torre de la iglesia de Villalobar, construida en el siglo XII, es una torre vigía de planta cuadrada que se eleva al pie de la nave de la iglesia con la que se comunica sobre una planta baja abovedada. Anteriormente se comunicaría además con la iglesia por el primer piso, como se desprende de la puerta cegada que contemplamos en el coro del templo.

En su alzado conservan algunas aspilleras que denotan el carácter defensivo de sus orígenes. En su muro oeste se halla una interesante ventana geminada: consta de un arco de medio punto que envuelve dos arquillos gemelos que se apoyan en un pilar central. Hasta hace poco tiempo, este característico elemento románico ha estado cegado, pero la reciente restauración ha permitido que hoy se pueda contemplar tal y como fue abierta.

La torre se cubre con tejado a cuatro aguas, bajo esta, en sus cuatro paños se observan dos gárgolas en cada uno de ellos. En su interior se distinguen sótano o bodega, planta baja y tres pisos sobre planta de madera. A lo largo del tiempo su interior ha sido modificado. Así en el siglo XVI se abrieron en la planta superior cinco huecos para albergar el campanario.

Si observamos alrededor de la iglesia, encontramos alrededor del atrio un muro de piedra sujeto por sólidos contrafuertes de piedra de sillería que podrían insinuar la existencia de un recinto amurallado a los pies de la torre vigía.